Cava del Duero

  • Síguenos en Facebook
  • Ver tu carrito
  • Ver tu lista de deseos

Como sostener una copa de vino.

Copa de vino tradicional:

Sostén el tallo entre el dedo pulgar y los dos primeros dedos. Sostén el tallo de la copa de vino entre el dedo pulgar, el dedo índice y el dedo medio.

A medida que ubiques los dedos, colócalos sobre la mitad inferior del tallo. El dedo medio debe descansar sobre el tallo justo encima de la base.

Solo estos tres dedos estarán en contacto directo con el tallo de la copa. Los dos dedos restantes deberán reposar naturalmente sobre la parte superior de la base.

Esa es la forma estándar de sostener una copa de vino. Sostenerla de esta manera le proporcionará suficiente estabilidad y, a la vez, mantendrá tus manos fuera del cáliz.

2

Sostén el tallo con tu dedo pulgar y dedo índice. Rodea un lado del tallo con el dedo índice y, luego, apoya el otro lado con la yema del dedo pulgar.

Mantén tu mano situada hacia la mitad inferior del tallo.

Los tres dedos restantes deberán flexionarse hacia adentro de tu palma formando un puño suelto. Generalmente, estos dedos no tocarán la base de la copa, pero no hay problema si rozan contra ella.

3

Sostén el tallo directamente sobre la base. Sostén el tallo de la copa justo sobre la base usando solo tu pulgar y dedo índice.

Aunque esos dos dedos sostengan el tallo de la copa, también rozarán la parte superior de la base.

Apoya la copa por debajo extendiendo el dedo medio hacia afuera a lo largo de la parte inferior de la base.

Permite que los dos dedos restantes reposen de manera natural. Pueden ejercer presión dentro de la palma de tu mano o seguir junto al dedo medio.

4

Palanquea la base con el dedo pulgar. Mantén tu dedo pulgar sobre la base de la copa mientras apoyes la parte inferior con el dedo índice y los dedos medios.

Cuando uses esta técnica, ninguno de los dedos tocará realmente el tallo de la copa.

Los dedos índice, medio, anular y los meñiques deben curvarse ligeramente dentro de tu palma. Usa las partes superiores de tus dedos índice y medio para apoyar la base.

Ten en cuenta que esta forma de sostener una copa de vino es aceptable socialmente, aunque también es la menos estable. Es recomendable que practiques la técnica cuando estés solo antes de usarla cuando estés rodeado de gente culta.

5

Nunca sostengas una copa de vino por el cáliz. Sostener una copa de vino por el cáliz es un tabú social, aunque la razón para no hacerlo es tanto por practicidad como por cortesía. Si sostienes la copa por el cáliz, el sabor y la apariencia del vino podrían recibir un impacto negativo.[2]

Si sostienes la copa por el cáliz, el calor de tus manos hará que el vino se caliente rápidamente. Este problema es más evidente cuando tomas vino blanco o champaña, ya que estos tipos de bebidas saben mejor cuando están frías. El problema no es tan grave cuando bebes vino rojo, aunque incluso ese tipo de vino sabe mejor cuando se mantiene un poco más frío que la temperatura ambiente.

Además, si sostienes la copa de vino por el cáliz, podrías dejar huellas dactilares, las cuales harán que la copa de vino luzca menos elegante. Tanto los dedos como las huellas digitales que dejes sobre la copa pueden hacer que sea más difícil examinar el color o la claridad del vino.

Deja un comentario

PROPORCIONA TU CIUDAD EN EL COMENTARIO PARA CONTACTAR TU CAVA MÁS CERCANA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

PROPORCIONA TU CIUDAD EN EL COMENTARIO PARA CONTACTAR TU CAVA MÁS CERCANA